CERRAR

Recordar contraseña

Intruduzca el correo electrónico

Entrevista a Vanessa Vicente (Magisterio 2012) Publicado por Alumni UFV

Volver
UFV imagen entrevista

“Estudiar magisterio en la UFV provocó en mí una transformación personal increíble. Supuso un crecimiento humano y personal que impregnó la esencia en mi rol como docente”.

La curiosidad y su fascinación por la conducta humana llevó a la alumni Vanessa Vicente (Magisterio 2012) a indagar sobre el coaching en la educación y, finalmente, a montar su propio espacio de coaching, A Place To Be. En esta entrevista define su apuesta por la combinación de estas dos disciplinas como motor fundamental de acompañamiento en la comunidad educativa, crucial, como explica, en este momento social. 

¿Por qué elegiste estudiar magisterio? 

Elegí estudiar magisterio porque siempre he sido una persona apasionada de la educación y quería acompañar a los chicos que son los futuros profesionales con la misión de aportar mejoras en la sociedad.  

¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional? 

Cuando terminé la carrera tuve mucha suerte y empecé con algunas sustituciones en colegios concertados hasta septiembre de 2013, que entré a trabajar como tutora de primaria en el colegio CEU San Pablo Sanchinarro hasta julio de este año 2017. 

En estos cuatro cursos académicos me han brindado la oportunidad de asumir diferentes responsabilidades como Coordinadora de Proyectos y coordinadora de 3º y 4º de Primaria. 

El 25 de enero de 2017 me otorgaron el premio Ángel Herrera de excelencia a la mejor labor docente en el curso 2015-2016. 

Actualmente estoy en un período de excedencia en el colegio y estoy centrada en el coaching educativo en dos proyectos muy apasionantes. 

¿Qué ha aportado tu formación en la UFV a tu trayectoria profesional? 

Estudiar magisterio en UFV provocó en mí una transformación personal increíble. Supuso un crecimiento humano y personal que impregnó la esencia en mi rol como docente. 

Tuve la suerte de formarme con unos espléndidos profesores: Paco Cruz, Laura Martínez, Jesús Alcalá… que no sólo buscaban un desarrollo profesional, sino una mejora personal mediante su ejemplo y acompañamiento. 

¿Por qué ese cambio desde la educación hacia el coaching? 

Al terminar magisterio, cada año hacía un curso para seguir con la formación continua, a la que creo que nos debemos los maestros. 

Por mi marido conocí algo de coaching, pero enfocado al mundo ejecutivo. Él traía manuales y guías de las formaciones que recibía en su empresa y yo me los leía en casa.

Eso despertó mi curiosidad, y como siempre he sentido pasión por las personas y la conducta humana (a punto estuve de hacer psicología) me lancé a probarlo. 

La formación en coaching la empecé cuando estaba de tutora de 5º de primaria en el colegio CEU San Pablo Sanchinarro.

Me he formado como coach ejecutivo y personal porque quería conocer la esencia más pura del coaching y porque las escuelas que había por aquel entonces de coaching educativo no venían de educación, por lo que me daba menos seguridad. 

Mientras aprendía sobre coaching, aplicaba en mi aula cada herramienta, cada vídeo, cada charla. Adaptaba los recursos al mundo educativo y a los alumnos de mi aula. Veía que se enganchaban y respondían. 

El año siguiente también fui tutora del mismo grupo, ya en 6º, y el coaching me permitió realizar una labor tutorial mucho más adecuada a lo que demanda la educación de hoy de los profesores. 

¿Qué crees que puede aportar el coaching al mundo de la educación? ¿Y la educación al coaching? 

Buenísimas preguntas, las dos. Pienso que la disciplina del coaching puede aportar a la educación un cambio de paradigma absoluto en cuanto al rol docente. Ser un “guía” o “facilitador” de aprendizajes necesita de nuevas habilidades y competencias docentes.

Además, necesitamos empoderar a los profesores, acompañarles también a que sean la mejor versión de sí mismos para, de este modo, ellos lo hagan con los alumnos.

Piensa por un momento en todos los agentes que forman parte de la comunidad educativa: directivos de centros, profesores que están con alumnos, las familias… En este momento social es un método de acompañamiento muy completo que unifica, aporta valor y genera progreso, tres cosas vitales hoy en día. 

Hasta ahora, el coaching ha estado presente en el mundo de la empresa y las multinacionales, el deporte también está entrando en sanidad. Se está propagando a una velocidad de vértigo. 

La educación hace que el coaching se convierta en universal. La oportunidad de generar un cambio sustancial en su esencia y en la visión optimista de la sociedad. 

¿Qué te motivó a crear tu propio espacio de coaching?

Lo que me motivó a crear A Place To Be ha sido la necesidad de ubicar un espacio de encuentro para la comunidad educativa.

Padres, profesores y alumnos necesitan acompañamiento, cada uno desde su posición. Me gusta no separarlo. Creo en la colaboración y en el compartir. Por ello he querido crear este espacio compartido, para que sientan que forman parte del mismo, ofreciéndoles a cada uno su esfera propia. 

¿Por qué el nombre A place To Be?

Voy a confesar un secreto. Mi familia y yo llevamos veraneando en Denia varios años. Allí, en la carretera de las Marinas (para quien lo conozca) hay un chiringuito espectacular. Es más que un chiringuito. Para mí es un lugar de inspiración y de paz. Este lugar tiene como frase “A place to be” y tomándonos algo este verano, ya con la idea de profesionalizar el blog y empezar esta fantástica andadura, en el posavasos leí “A place to be”. Me conectó.

Me enganchó la idea de hacer en la red un “espacio para ser” un espacio de acompañamiento para que llegues a ser quien realmente quieres ser. 

¿Qué ofrece A Place To Be? ¿A quiénes y por qué van dirigidas tus sesiones de coaching? 

A Place To Be ofrece un acompañamiento al crecimiento y desarrollo vital, ya sea personal o profesional enfocado a la comunidad educativa y con una misión clara de asistir a las personas a que lleguen a ser su mejor versión, para que ello se vuelque en la sociedad. 

Mis sesiones de coaching están enfocadas a toda persona que quiera vivir la experiencia del coaching en su vida y llevar a cabo un cambio transformacional. Cualquier persona que quiera conocerse, mejorar y crecer personal y profesionalmente. 

¿Cómo te gustaría que llegara a ser A Place To Be?

Me gustaría que llegara a ser un punto de referencia en el sector educativo. No desde el punto de vista del éxito y de las masas, sino de referencia porque todo aquel que pasara por aquí saliera en su versión mejorada. 

¿Piensas retomar en algún momento de tu vida las clases?

Sé que voy a seguir en contacto con el aula y los alumnos siempre. Primero, por necesidad personal, y segundo, porque es necesario no perder el contacto con la educación para conocer de primera mano las necesidades, preocupaciones y avances.

Creo que es necesario estar en contacto directo con la realidad a la que te diriges. 

¿Qué les dirías a los alumnos que este año se gradúan en magisterio?

Les diría que ser maestro te hace ser alumno permanentemente. Que a pesar de que terminen la carrera deben de estar en aprendizaje continuo. Les recalcaría la responsabilidad tan grande y tan bonita que asumimos con nuestra profesión. Les comentaría que, como en todo, el camino no es de rosas pero para ello está la vocación y la pasión, para seguir aportando.

También les recomendaría que cuando sintieran, si es que les ocurre el síntoma del “profe quemado”, que buscaran la forma de seguir aportando en educación. Quizá, aunque ya no desde el aula, puedan dar un pequeño cambio a su quehacer para seguir aportando.

Y sobre todo les diría que se lo crean y que les crean. Les enseñaría la frase: “CREER PARA CREAR”.   

¿Cómo te ves dentro de 10 años?

Me veo más en contacto con la universidad y los universitarios. ¿Será en la UFV? ¡Ojalá!

TU PASO POR LA UFV

¿Cómo conociste a la UFV? Indagando por Internet.

Tu primer recuerdo: El primer día de visita al campus, me chifló.

El mejor recuerdo: Mi graduación. Al ver bajar a mis profesores por el salón de actos. 

Tu asignatura favorita: Bases de la investigación educativa.

La asignatura más dura: Bases psicopedagógicas de educación especial.

Los profesores a los que recuerdas con más cariño: Laura Martínez, Paco Cruz, Jesús Alcalá, Paco Loro...

Tu lugar favorito del campus:  La biblioteca.

Qué te llevas de la UFV: La esencia de profesor 2, como decía Paco en clase.

¿Qué palabra elegirías para describir tu experiencia como estudiante en la UFV? Enriquecimiento.

DE CERCA:

De pequeña querías ser: Periodista de informativos.

Un libro: Martes con mi viejo profesor, de Mitch Albom.

Una película: "La vida es bella".

Una serie: "Games of Thrones".

Una cita: "Todo parece imposible hasta que se hace".

Un lugar: Central Park en Nueva York.

Un plan con amigos: Cena y risas.