CERRAR

Recordar contraseña

Intruduzca el correo electrónico

“En la UFV aprendí que una empresa no solo es una cuenta de resultados, sino que tiene una parte humana muy importante” Publicado por Alumni UFV

Volver
UFV imagen entrevista

Nuestro antiguo alumno Fernando Alfaro (ADE 03)  dejó hace un año la prestigiosa consultora americana AT Kearney en la que trabajaba para montar su propio fondo de Inversión Tagus Capital en el que ejerce funciones de Socio Director.

 ALUMNI UFV lo ha entrevistado para que nos cuente su nuevo reto profesional como emprendedor.

 

¿Cómo surge la idea de montar Tagus Capital?

La idea surgió de una conversación con mi amigo y ahora socio, Joaquín, acerca de hacia dónde queríamos llevar nuestra carrera profesional. Ambos hemos desarrollado una buena experiencia profesional en consultoría estratégica y finanzas, con posibilidad de desarrollar nuestra carrera en estos campos que nos han abierto las puertas a otras oportunidades profesionales atractivas en otras empresas. No obstante, ambos tenemos una vocación emprendedora y de gestión, que esas oportunidades no nos iban a brindar y que no coincidían plenamente con la opción tan común hoy en día de crear una start up. Tras esa conversación y unos meses de darle vueltas, llegamos a la conclusión de que crear Tagus Capital era la oportunidad de nuestras vidas para poner en valor toda nuestra experiencia y alcanzar nuestras metas profesionales.

 

¿Qué tipo de inversión estáis buscando?

Con el apoyo financiero de nuestros inversores, buscamos adquirir una empresa familiar que facture entre 5 y 30 millones de Euros, con una situación estable y en la cual el actual dueño esté pensado en retirarse sin una sucesión clara, porque no tiene hijos o porque éstos no quieren dedicarse al negocio familiar. Además, lo que buscamos en la inversión es continuar con el legado del emprendedor que ha logrado crear una empresa de éxito, por lo que buscamos que éste se mantenga en la empresa tras la adquisición durante un período razonable de tiempo –de en torno a dos años–, para facilitar una transición ordenada y que no se pierda su experiencia.

 

¿Qué te aporta tu experiencia como consultor para esta nueva aventura?

Como consultor he visto muchas empresas desde dentro. He conocido los problemas por los que atraviesan y las herramientas para solucionarlos y las oportunidades que se les presentan y cómo aprovecharlas. Además, he evaluado el negocio a futuro de numerosas empresas para fondos de private equity. Ambas cosas son precisamente parte de lo que vamos a necesitar, primero para identificar y evaluar la inversión y más adelante para gestionar la compañía.

 

¿Qué tipo de inversores tenéis?

Nuestros inversores son muy variados, desde institucionales de EE.UU. especializados en Search Funds hasta inversores personales españoles con amplia experiencia operativa en empresas como las que buscamos. Gran parte de nuestros inversores fueron exitosos en su origen haciendo lo que estamos haciendo nosotros y ahora se dedican e invertir. En lo que coinciden todos es en una filosofía de inversión a largo plazo, enfocada en la creación de valor por las fortalezas del negocio y no tanto en aspectos más financieros. Además en todos los casos, su experiencia operativa y su ayuda activa en la búsqueda y gestión de la inversión, nos aportan un gran valor en la gestión, que es la parte más importante.

 

¿Qué objetivos os marcáis en el medio plazo?

Nuestro objetivo principal es, en el plazo de dos años, cerrar la adquisición de la compañía que ahora estamos buscando y a partir de ahí, contando con el plazo de transición antes mencionado, desarrollar un plan de negocio a largo plazo para la compañía. A diferencia de otros tipos de fondos, no tenemos un plazo limitado de inversión que nos obligue a dar los retornos a nuestros inversores sin alcanzar todo el potencial de creación de valor de la compañía.

 

¿Qué te puede aportar lo vivido y aprendido en la UFV durante tu etapa de estudiante de ADE en esta nueva aventura profesional?

Hay un elevado número de conocimientos técnicos, financieros, contables, etc. que aprendí en mis años de estudiante en la UFV a día de hoy me resultan de gran ayuda. Obviamente, he desarrollado dichos conocimientos a lo largo de mis años de experiencia, pero la base fundamental que me ha permitido ese desarrollo es la que adquirí en la UFV. Además, la UFV hace mucho hincapié en que una empresa no solo es la cuenta de resultados y otros aspectos cuantitativos. En las empresas hay una parte humana muy importante que hay que comprender y gestionar, no solo de gestión del talento y de RR.HH., sino también ética, de liderazgo y de empatía hacia las personas. Creo que esa parte humana es diferencial en la UFV.

 

¿Qué consejo le darías a un alumno que esté empezando su carrera en UFV?

Le diría que no enfoque su carrera universitaria como unos años de formación obligatoria para, al salir de la universidad, buscar un trabajo que le permita vivir de forma más o menos cómoda y con una estabilidad garantizada. Creo que es la carrera es una oportunidad de identificar aquello a lo que te quieres dedicar y de adquirir los conocimientos para ello. Además da tiempo para pensar en un plan para desarrollar tu carrera para llegar a aquello a lo que aspiras profesionalmente (prácticas, primer trabajo, necesidades adicionales de formación, etc.), que no necesariamente es accesible nada más licenciarse. No sabría hasta qué punto yo llevé a cabo esto. Más bien tal vez no lo hice al 100%, pero si volviera a empezar, sin duda me centraría mucho en eso y me habría sido de enorme utilidad.

 

¿Dónde te ves dentro de diez años?

Si dentro de diez años estoy gestionando la empresa que espero adquirir, creo que la aventura de Tagus Capital que he emprendido junto con mi socio, habrá sido un éxito. Por lo tanto, no me veo en otro lado.

 

¿Qué pasa si no se cumplen tus expectativas?

Cuando ves claramente una oportunidad, la única forma segura de que no se cumplan las expectativas que ésta genera es no perseguirla porque es muy incierta, porque estoy cómodo donde estoy o porque no tengo alternativas visibles si no se cumplen dichas expectativas. Por eso no tengo plan B. Además, creo la incertidumbre de saber si hay red debajo al dar el salto me hará esforzarme aún más en alcanzar mis metas. Dicho esto, debo dar gracias a Dios porque, con mi formación, mi esfuerzo y la ayuda de la Providencia, nunca me han faltado oportunidades profesionales.